JA Teline V - шаблон joomla Форекс

Sidebar

Magazine menu

20
Mon, Nov

Salud
Typography

El director Sergio Tomasini culpó a la gobernadora y luego renunció.

 

El problema comenzó unas pocas semanas atrás, cuando el Boletín Oficial de la provincia de Buenos Aires anunció el decreto a través del cual el Programa Federal Incluir Salud, ex Pro. Fe., dejaría de depender del ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires para quedar bajo la órbita del Instituto Obra Médico Asistencial (IOMA).

Acorde a la letra del documento, IOMA se comprometía a garantizar la continuidad de todos sus empleados y de los locadores de servicio. Esto último reviste vital importancia, dado que la precaria situación laboral de la provincia de Buenos Aires en general provocó que prácticamente todos los empleados de Incluir Salud sean locadores de servicio, es decir, monotributistas de categoría A.

Durante los días siguientes, los trabajadores comenzaron a notar movimientos raros en la cúpula jerárquica del Programa Federal Incluir Salud. La sola posibilidad de que se desfinancie el programa generó más de un dolor de cabeza puertas adentro. Es que, sin ir más lejos, el sistema fue creado para garantizar el acceso a la salud de los sectores más vulnerables de la sociedad, como son los beneficiarios de pensiones no contributivas. La sola perspectiva de que IOMA no pueda cumplir con las responsabilidades del programa, generó preocupación en grado sumo en los casi 300 mil beneficiarios.

Este primero de noviembre, lamentablemente, las sospechas se transformaron en una realidad. El personal de Incluir Salud se presentó en las oficinas de Sergio Tomasini, director Ejecutivo, para consultarlo acerca de la continuidad del programa, de su personal y del traspaso de la gestión desde el ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires a IOMA.

Fue entonces que Tomasini anunció lo que muchos temían pero que no se resignaban a aceptar. A partir del mes siguiente, de los 230 empleados que tiene el programa, solo quedarán 50. Los 180 restantes se podrán considerar despedidos. Insólitamente, el director esquivó sus responsabilidades y le echó la culpa a la gobernadora. “Es una decisión que tomó María Eugenia Vidal. Ella dio la orden de quedarnos sólo con 50 personas. Cualquier queja, vayan a planteársela a ella”.

De este modo, en honor a la vieja estrategia bonaerense de “pasarse la pelota”, nadie responde al desesperado pedido de más de 180 familias, que sólo tienen una certeza: deben encontrar un trabajo rápido, o estas serán unas navidades muy difíciles.

 

0
0
0
s2sdefault
Municipalidad del Partido de La Costa
Publicidad